"Por los artistas de nuestro tiempo, para que, a través de las obras de su creatividad, nos ayuden a descubrir la belleza de la creación."    

                                                                                                 Papa Francisco - Agosto 2017

 

 

 

JPC- El Espíritu previo

jun 1, 2017

El sábado pasado, JPC comenzó a prepararse de cara a la Vigilia de Pentecostés, que se llevará a cabo el 3 de junio.

 Discípulos y Apóstoles iniciaron la jornada con una carrera combinada, que consistía en trasladarse de un punto a otro en parejas y con un solo pie de apoyo, y regresar al estilo carretilla.

Luego, el primer grupo recreó los Perfiles del Facebook de manera manuscrita, con el objetivo de que cada integrante destacara su mejor momento de la semana. Más tarde, todos escribieron su principal talento en un pedazo de cartulina y se trasladaron a otro salón para ocultarlo, de manera individual. A continuación, los chicos ingresaron juntos para buscar un papel que no le perteneciera, seguido de la adivinanza acerca del que escribió aquella virtud que encontraron, tras una reflexión detallada sobre sus respectivas cualidades. Finalmente, encomendaron sus talentos por medio de un gesto: rociaron con agua un vaso descartable que contenía tierra y semillas, mientras se entonaba la canción “Eso que soy, eso te doy”.

El segundo grupo arrancó con el tradicional juego de las Siete Maravillas, aunque en esta ocasión los jóvenes debían buscar rosarios, estampitas y un cuello sacerdotal, nombrar Santos, sacerdotes que hayan pasado por Santa Rosa de Lima y los Dones del Espíritu Santo. Estos Dones fueron analizados a través de un video, una explicación sobre los mismos y una pregunta acerca de cada uno. Los mismos subgrupos que se dividieron para las Siete Maravillas, se reunieron con el fin de teatralizar un Don al azar: Fortaleza y Ciencia fueron los elegidos. Antes de cierre, realizaron una lectura en eco de la canción “Sopla”, además de que fue utilizada en la oración con el fin de prepararse de cara a la venida del Espíritu Santo.

Por Igancio Torok