"Por los artistas de nuestro tiempo, para que, a través de las obras de su creatividad, nos ayuden a descubrir la belleza de la creación."    

                                                                                                 Papa Francisco - Agosto 2017

 

 

 

El procesos de dos grupos

mar 21, 2016

El sábado pasado se juntaron los chicos de JPC para llevar a cabo el segundo encuentro del 2016. En esta ocasión se realizo la división de los integrantes en Discípulos (13 a 14 años) y Apóstoles (15 a 17), con el fin de seguir avanzando con la misión que propuso Jesús teniendo en cuenta la etapa de la vida en la que se encuentran.

El primer grupo arrancó la jornada con una dinámica que consistía en que cada uno se presentara y contara algo importante de su vida, cumpliendo con la prenda exigida (cantar, saltar, hablar con la lengua afuera, entre otras). Luego, se los dividió en dos bandos y cada uno debía adivinar en cuál de sus dos respectivas cajas, colocadas a cinco metros de distancia, estaba ubicado el celular que llevaba el sonido de unos pájaros cantando. A continuación, los mismos conjuntos hicieron una reflexión acerca de la cita bíblica “Mira que estoy a la puerta y llamo”. Por último, los chicos escribieron individualmente su meta a lograr en este año, seguido de un Padre Nuestro y la canción “Dame tus ojos”.

Por el lado de Apóstoles, el día inició con un juego muy conocido: se formaron dos grupos y cada uno debía guiar a una persona, que tenía los ojos vendados, en un camino con obstáculos hacia una canasta para capturar la fruta. Después se desarrolló una muestra de fotos en blanco y negro que reflejaban el inicio de JPC en la parroquia. El objetivo era darles a entender a los jóvenes que se debe recuperar la mística que se había formado en un principio. Finalmente, todos firmaron un afiche que documentaba el compromiso de cada uno en este grupo, mientras cantaban la canción “Emaus”.