"Por los cristianos que son perseguidos, para que experimenten el apoyo de todas las Iglesias y comunidades, por medio de la oración y de la ayuda material”"

                                                                             Papa Francisco - Marzo 2017

 

 

 

Nicolai y las historas que se tejen en El Campito

oct 16, 2015

Nicolai Gorodiskii tiene 19 años, es ucraniano y está considerado por la crítica internacional como el sucesor de Julio Bocca en el mundo de la danza. 

Llegó a la Argentina con apenas un año de edad junto a su familia, que obligados a abandonar su país por la fuerte contaminación provocada por el accidente nuclear de Chernobyl años antes de su nacimiento, tuvieron que dejarlo todo para comenzar de nuevo en otro lugar que les permitiera vivir mejor.
El destino hizo que su infancia transcurriera entre las paredes de la parroquia y de nuestro querido Campito. Su sueño era ser jugador de fútbol, pero un día una bailarina a la que su mamá atendía lo vió y le propuso que lo llevara a probarse para el ingreso al Instituto del Teatro Colón, ya que su físico era ideal para ser bailarín.
Dicho y hecho, el olfato de esa señora no se había equivocado… Ingresó al Colón en Buenos Aires y tiempo después le otorgaron una beca para continuar estudiando en Europa. Hoy es bailarín solista del Pennsylvania Ballet y tuvo el honor de bailar frente al Papa Francisco en la Fiesta de las familias y vigilia de oración en Filadelfia.
Más allá de esta breve introducción, que es necesaria para conocer apenas la historia de Nicolai, lo que queríamos transmitirles es la emoción con la que su papá vino a dar la noticia a la parroquia.
Este hombre, que es pediatra y que en el momento de venir a la Argentina era jefe de un servicio en un hospital importante de Ucrania, y que no pudo revalidar aquí su título porque no conocía el idioma, quiso compartir con quienes los acompañaron en sus duros comienzos en esta tierra, la alegría y el orgullo de que su hijo bailara frente al Papa Francisco.
Con una sonrisa de oreja a oreja y una humildad incomparable vino a dar la gran noticia y su alegría y emoción la contagió a quienes lo escucharon. “¡Quiero ver al padre Alberto, para contarle que Nicolai mañana baila frente al Papa!” decía, “… ¡Y él se crió aquí, en la parroquia!” continuaba.
Es muy emocionante ser testigo de actitudes como estas… ¡Son pequeños momentos que nos enseñan grandes cosas y queríamos compartirlo con todos ustedes!
Y así fue, se lo pudo ver a Nicolai bailando frente a nuestro querido Papa Francisco en el Encuentro mundial de las Familias en Filadelfia.