"Pidamos por los cristianos de Asia, para que favorezcan el diálogo, la paz y la comprensión mutua, especialmente con aquellos que pertenecen a otras religiones."    

                                                                                                 Papa Francisco - Noviembre 2017

 

 

 

Carta de nuestro párroco

nov 24, 2017

Querida Comunidad:

Compartimos con ustedes una carta de nuestro párroco, el P. Alberto, con relación a su estado de salud y en agradecimiento por la preocupación y el cariño recibido. 
¡Rezamos por su recuperación! 
¡Muchas gracias!

 

 CABA, 24 de Noviembre de 2017

Querida Comunidad:

En primer lugar agradezco a todos ustedes y a los sacerdotes las muestras de preocupación y cariño en estos días, sé que están un poco preocupados por mi salud. Como todos, soy un ser humano, tengo fragilidades que ustedes bien conocen, miserias y debilidades y mucha gracia divina.

A veces el cuerpo avisa y nos advierte, y eso lo que pasó. Tengo una parálisis facial periférica, virósica, no neurológica; por eso me voy a tomar unos días de descanso para recuperarme y poder seguir sirviendo a quien amo, la Iglesia, en sus rostros que son ustedes. Por ahora estoy en casa de mi madre, que como saben está grande y también me necesita.

El kinesiólogo que me atiende me dijo: “Padre, entre un infarto y una parálisis, elijo lo último, así que a cuidarse”, bueno voy a hacer caso, para mí no es fácil soy muy cabeza dura como buen tano.

Ahora, como  dice  el  Papa, no como formalismo sino de verdad  y sin querer imitar, recen por mí. Esto que me llega en el umbral de los 60 años por algo será, las pruebas son como los helicópteros que Dios te manda y hay que subir.

Aprovecho para agradecer la ayuda económica recibida el último fin de semana para el sostenimiento de la parroquia y todas sus actividades. Ésta fue considerable, ya que significó 5 veces más de lo normal, una muestra más del amor y responsabilidad que sienten por su parroquia. Gracias de corazón.

Por otro lado agradezco al personal en relación de dependencia la preocupación por mi persona acompañándome a la clínica San Camilo hasta que el tema se resolviera.

Ahora  el P. Gustavo  queda como responsable por un tiempo, con la ayuda del P. Eduardo, Bartolo y Pablo, y también el seminarista Martín.

Tengan paciencia, yo también la voy a tener, lo prometo.  Me dicen que puede ser corto o largo, bueno lo que Dios quiera y como quiera , me pongo en sus manos.

Un abrazo, los quiero mucho. Me encomiendo a Ntra. Sra. de Guadalupe y nuestra Santa Patrona Santa Rosa de Lima, y a todos nuestros santitos que nos rodean, y como siempre hacen, prendan una velita a su santito/a preferido.

 

En Jesús y María

P. Alberto