"Por los artistas de nuestro tiempo, para que, a través de las obras de su creatividad, nos ayuden a descubrir la belleza de la creación."    

                                                                                                 Papa Francisco - Agosto 2017

 

 

 

JPC- La primera juntada

jul 18, 2017

El área de jóvenes cerró el primer semestre del 2017 con todo. Es que JPC y Confirmación tuvieron su primer encuentro de manera conjunta, en El Campito

El primer juego consistió en que los chicos debían correr alrededor de unas colchonetas colocadas en el piso de la cancha. Cuando se daba una señal, todos debían ubicarse sobre las mismas para salvarse. Los que se quedaban afuera, tenían que ayudar a los animadores a sacar colchonetas después de cada señal.

A continuación, se realizó la presentación de la actividad Jóvenes Para Cristo, que está conformada por aquellos que recibieron la Confirmación y no alcanzaron todavía los 18 años. Asimismo, se mencionó la división entre Discípulos (13 a 15 años) y Apóstoles (15 a 17), y las características de cada subgrupo.

Más tarde, se destinó una hora de la jornada a los juegos divididos en cuatros equipos, los cuales debían encontrarse emitiendo el sonido de un animal (perrogatolobo y oveja). En total, se llevaron a cabo cinco dinámicas: organización en bancos, correr desde un punto hacia otro con determinadas manos y pies, la cola del dragón, superar obstáculos llevando un corcho en una cuchara y llevar una galletita a la boca sin utilizar las manos.

Luego, se trasladaron hacia el Salón Cura Brochero con el fin de formar parte de un encuentro con Dios. Primero, manteniendo los equipos formados para los juegos, se les dio un sobre que contenía varias piezas de un rompecabezas. Cada grupo lo formó de forma incompleta, ya que se tenían que dar cuenta que solamente lo iban a completar si se unían. El objetivo era que comprendan que el camino de Fe es como una pieza del rompecabezas, debido a que son parte de una actividad, y a la vez del área jóvenes, la Parroquia Santa Rosa de Lima y la Iglesia. Después, se trabajó el “Evangelio de los cinco dedos” (Mateo 25, 40), seguido de una invitación a progresar en la misión que nos propuso Jesús. Finalmente, todos dejaron una huella en el corazón del rompecabezas, con el fin de mostrar que somos todos la Comunidad de Santa Rosa.

 

Por Ignacio Torok