"Por los artistas de nuestro tiempo, para que, a través de las obras de su creatividad, nos ayuden a descubrir la belleza de la creación."    

                                                                                                 Papa Francisco - Agosto 2017

 

 

 

JPC- El silencio es la motivación

jul 6, 2017

El sábado pasado, JPC tuvo su último encuentro ordinario antes de las vacaciones de invierno. 

En primer lugar, los chicos realizaron de manera conjunta distintos ejercicios combinados con una pelota de básquet. Algunas de las tareas incluidas en el juego fueron el movimiento al estilo zigzag, la coordinación en las habilidades especiales y la precisión en el lanzamiento hacia el aro.

A continuación, Discípulos inició la jornada dividiéndose en subgrupos para que cada uno diseñara con distintos materiales (diarios, papeles, marcadores, lápices, entre otros), su respectiva imaginación acerca del Reino de Dios, seguido de la puesta en común. Luego, reflexionaron sobre diferentes Parábolas del tema en cuestión, acompañado de la exposición acerca de la comprensión de la cita bíblica. Más tarde, se invitó a los chicos a seguir participando de la actividad después del receso, entregándoles una hoja que contenía una evaluación sobre el armado de encuentros y un espacio para que completaran qué objetivo quieren cumplir en este año.

En tanto, Apóstoles comenzó el encuentro leyendo el cuento llamado La llave de Nesrudín, debido a que la conclusión fue que uno tiene dificultades para mirar hacia adentro, entonces busca factores externos. Más tarde, los jóvenes se dispersaron por todo el salón para trabajar personalmente con que contenía la forma de un espejo y una pregunta incluida: “¿Quién soy?”. Mientras contemplaban su respectiva copia, los animadores agregaron otras preguntas con intervalos entre cada una para que las respondieran (¿Cuál es mi objetivo?, ¿Cómo fue mi camino?, ¿Qué cosas me hicieron llegar a donde hoy estoy? Y ¿Para qué vine?). Luego, se escuchó La canción perfecta de Jesse y Joy y se realizó una lectura en eco. Por último, se llevó a cabo una actividad denominada La película de mi vida, que consistía en llenar los distintos casilleros con los momentos más alegres y los más difíciles, seguido de una lectura del Evangelio (Mateo 16, 13-20).

Tanto en Discípulos como en Apóstoles, el silencio reinó durante la jornada para explotar la energía en las distintas actividades personales, preparando así su corazón y espíritu de cara al domingo pasado, el mismo día que JPC llevó a cabo por primera vez en su historia la Adoración Joven, en el Templo de Santa Rosa de Lima. De esta manera, los chicos se motivaron para afrontar dos eventos especiales antes del receso, entre ellos el Locro Show del 9 de Julio.

 

Por Igancio Torok